Feeds:
Entradas
Comentarios

Sobrecoge el drama que vive Haití, con su inconcebible contabilidad del horror: ¿Cien mil muertos? ¿Muchos más? Al leer las primeras páginas de los periódicos italianos me sorprende sobremanera comprobar que hay dos posiciones: Unos destacan en sus primeras páginas con  grandes títulares la noticia (“ Haití se convierte en un cementerio”, “Como una atómica”, “Apocalipsis en Haití”, “Infierno en Haití”),  otros diarios, los de opinión o más exactamente los ligados a intereses de partido o del Gobierno, a duras penas le dedican  un recuadro en su primera página, como hace Il Giornale, de la familia Berlusconi, o incluso ignoran la catástrofe. Es el caso de La Padania, el periódico de la xenófoba Liga Norte, o Líbero, diario próximo a Silvio Berlusconi. Su pasión e interés se centran en la política doméstica y en destacar la declaración de Berlusconi asegurando que no bajará los impuestos. Berlusconi, por cierto, no tuvo ayer, en su primera rueda de prensa tras el ataque sufrido en Milán,  ni una palabra de solidaridad hacia Haití, cuando aún está fresco el recuerdo del terremoto del Aquilla, donde murieron 300 personas en el pasado mes de abril, conmocionando al país y obteniendo la solidaridad de todo el mundo.

No pretendo hacer condenas morales. Solamente reflejar que hoy los medios nos presentan en tiempo real las grandes tragedias, pero muy pronto, a veces al día siguiente, caen en el olvido. Salvo acontecimientos gigantescos que tienen repercusión en nuestras vidas, como el 11 de septiembre 2001,  nos movemos preocupados tan solo por nuestro entorno más cercano.  Desgraciadamente, Haití, la isla de los últimos, queda para muchos demasiado lejos y no oyen los gritos, el terror y el dolor de su infierno.

David Beckham ha iniciado el año jugando con el Milan y con un nuevo tatuaje dedicado al abuelo materno judío. Se trata de un Cristo del artista M.R. Brooks. Beckham está lleno de tatuajes. Tiene un total de 17, entre ellos varios ángeles. Y aún le queda espacio para otros muchos.

Los sex symbol viven de leyendas. Y a la de Beckham contribuye su mujer Victoria.  Durante los desfiles de Milán, la “spice girl” comentando el gran cartel publicitario de 6 por 3 metros con la fotografía del marido en slip Armani comentó:

“Me siento orgullosa de ver el pene de David alto 25 pies (casi siete metros). Grande, desmesurado, enorme, potente”. Al menos, eso no era un tatuaje…  Desde luego, la señora Beckham ha sabido estar también a su altura: vulgar y lenguaraz.

Para vulgaridad, la del Corriere della Sera. Ayer la crónica sobre la presentación de la moda masculina en Florencia se abría con una fotografía de Steve McQueen en “cardigan”, pero con el “pájaro” fuera. Todo el mundo se preguntó qué pintaba esa foto junto a este título del Corriere:  “la vuelta (alegre) del “cardigan”. Una mirada maliciosa de los lectores les  hizo dirigir su mirada más abajo del “cardigan”. ¿Qué aparece entre los dedos del mítico  Steve? Ver para creer.

Hoy el Corriere della Sera pide excusas y, bajo el título “una foto equivocada”, escribe: “En la edición de ayer se ha publicado en la página 33 una fotografía de Steve McQueen que era inaceptablemente vulgar. Pedimos disculpas a los lectores”.

Benedicto XVI se ha encontrado y perdonado a Susana Maiolo, la joven que en Nochebuena le hizo caer en la Basílica de San Pedro. El coloquio, estrictamente privado, se ha realizado después de la tradicional audiencia de los miércoles. Susana Maiolo se ha mostrado arrepentida de su asalto al Papa. Y benedecito XVI le ha manifestado “su perdón y sus mejores deseos por su salud”.

 Días pasados, el secretario personal de Benedicto XVI había visitado a la joven en el hospital.

Todos recordamos la imagen de Juan Pablo II en coloquio con su agresor el turco Ali Agca. Son dos casos distintos. Pero ambos son gestos de humanidad profunda y universal. En un mundo que tiene necesidad de ver gestos de comprensión y de escuchar al débil, el encuentro del Papa con su agresora es una lección de estilo y una invitación universal al perdón y a la comprensión.

Cualquier acto de racismo es despreciable, pero mucho más aún si cabe si se comete contra un niño. Y si además se trata de un niño discapacitado, el episodio es horrible.

Un matrimonio había ido a cenar a un restaurante con sus cuatro hijas de tres a nueve años, una de ellas con síndrome de Down. A mitad de la cena, otro comensal molesto por el juego de la niña discapacitada le recrimina a los padres: “Cuando se tienen hijos mongólicos es mejor quedarse en casa”.

Para no herir ulteriormente a su hija, el padre no ha reaccionado a la ofensa, pero no ha querido que pasara en silencio este acto de incivilidad y lo ha contado en una carta al diario Tribuna de Treviso. “Lo he hecho para que hechos similares n o vuelvan a suceder –escribe el padre-. EN un instante, ese hombre ha logrado destrozar una tranquila cena, pero no he querido que mi hija asistiera a un escándalo, que hubiera transformado un bello recuerdo en un trauma”.

Desgraciadamente, no es un caso aislado de racismo. Ayer mismo el diario oficial de La Santa Sede, L’ Osservatore Romano,  denunciaba que existe demasiado racismo en Italia. Y algunos casos, como el insulto idiota de Treviso, son brutales e intolerables.

Protesta inmigrantes en Rosarno (Calabria)

A raíz del brote de violencia racial en Rosarno (Calabria, al sur de Italia) se ha abierto un gran debate en el país sobre el racismo. Las opiniones se dividen. . Para el periódico de la Santa Sede, L’ Osservatore Romano, no hay duda: “Los italianos son todavía racistas. “En el 2010 nos encontramos todavía en el odio. Además de desagradables, los episodios de racismo que aparecen en las crónicas nos dan cuenta del odio mudo y salvaje hacia otro color de piel que creíamos haber superado. Por una vez, la prensa no exagera: un viaje en tren, un paseo en el parque o un partido de fútbol, no dejan lugar a dudas”.

Algunos de esos episodios pueden verse cada domingo en algunos estadios de Italia, donde se oyen coros racistas contra algunos jugadores negros, en particular contra Balotelli, jugador del Inter de Milán. De ahí que el presidente de la UEFA, Michel Platini, haya comentado que “si hay racismo en los estadios, deben cerrarse”. Está de acuerdo con Platini el ministro del Interior italiano, Roberto Maroni: “Debe haber tolerancia cero contra los coros racistas. EL árbitro debe suspender el partido”.

Infinidad de opiniones se escuchan hoy en Italia  sobre los inmigrantes y el racismo. Las palabras más simples y sabias han venido del papa: “Los inmigrantes son personas, deben ser respetados”.

Dormitorio inmigrantes en Rosarno (Calabria)

Italia vive, con la caza desatada contra los inmigrantes en Rosarno, una página negra de su historia.

En ese pueblo de 15.000 habitantes  se instalaron 2500 africanos. Cientos viven hacinados, sin luz y sin agua, bajo lonas, plásticos y cartones en un almacén abandonado en el centro de Rosarno (Calabria), en cuya región hay unos 20.000 extranjeros que trabajan en la agricultura. Viven en condiciones infrahumanas,  sin dignidad, con salarios entre 15-25 euros por una dura jornada.

Explota la rabia de los inmigrantes en Rosarno (Calabria)

Ahora ha explotado la violencia racial, tras una agresión de vecinos de Rosarno a inmigrantes. Se ha desencadenado una batalla y una caza “al negro”, al grito de “los queremos muertos”. El conflicto se viene incubando desde hace mucho tiempo. Hace casi un año la BBC ofrecía un reportaje llegando a la amarga conclusión de que estos africanos vivían como animales.

 Hoy un coro de voces se alza contra esa degradación, interviniendo incluso el Vaticano para pedir que se acabe la violencia y se ponga fin a las inhumanas condiciones de vida y de trabajo de esos inmigrantes.

Hacen las faenas del campo de sol a sol. Su trabajo es imprescindible, porque sin ellos las naranjas y mandarinas se quedarían en los árboles y las uvas sin  cosecha. Pero no se les tiene ninguna consideración y a menudo son víctimas de la Ndrangheta, la mafia de Calabria. Hartos, furiosos y llenos de rabia  han desencadenado una revuelta.  Creyeron que venían al paraíso y han encontrado un infierno. A estos pobres desheredados se les utiliza como esclavos. Son los últimos de la Tierra.

Se le ve disgustado a José Luis Rodríguez Zapatero  por las críticas de muchos medios internacionales, en especial los dos más influentes –The Economist y Financial Times-  que ponen en duda la capacidad de su gobierno para impulsar el empleo en Europa y la salida de la crisis económica. De ahí que Zapatero haya reivindicado su papel de liderazgo:  “Si el Reino Unido puede hablar del sistema financiero, España puede presidir la Unión Europea”.

 La verdad es que hoy por hoy Zapatero es poco creíble en Europa, al igual que ocurre con los otros dos políticos que le acompañan en la presidencia de la UE: Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso. Estados Unidos sabe que el personaje fuerte en Europa es Angela Merkel. Lo refleja la revista Time, que la aclama como la mujer con más poder en Europa y le dedica su última portada.

 Escasa valoración se da también a Zapatero, Barroso y Van Rompuy desde otro prestigioso medio de la izquierda socialdemócrata, Nouvel Observateur, donde Jacques Julliard escribe:

“…los dirigentes actuales son personajes de segundo plano”… (Si la crisis se agrava, y Europa quiere  encontrar soluciones)”preferirá dirigirse a Nicolas Sarkozy, Angela Merkel o Gordon Browon”.

En fín, Zapatero tendrá que hacer un esfuerzo titánico para ser creíble y poder liderar europea. Intentará aprovechar el semestre para que su presidencia sea modélica y eficaz,  con ánimo de ganar imag dentro y fuera de España. Su agenda es muy ambiciosa. El resultado deberá ser juzgado al final.  

Mientras tanto, corre el riesgo de que le acompañe durante seis meses, de Madrid a Bruselas, la sombra de Mr. Bean. Los  hackers  los han aparejado en la web de la Moncloa, haciendolos protagonistas del semestre de presidencia española de la Unión Europea. Al menos, que no falte el humor. Aunque aquí en Italia  Zapatero-Mr.Bean ya triunfó en la Radio-Televisión Pública Italiana (RAI).